Cómo elegir un Tablao en Sevilla, parte III